El último trimestre del año corriente parece estar siendo un periodo de enhorabuena en el descenso de la morosidad, tanto para las entidades financieras como para el comercio. Según los últimos informes, la ratio de créditos morosos para las primeras ha descendido en septiembre nada menos que 22 puntos básicos, alcanzando una cota del 13,05%, lo que la sitúa al nivel en que se encontraba hacía un año. En el caso de los comercios, la tasa de morosidad descendió un 21,7% respecto del año anterior, según las estadísticas del INE.

Si en un post anterior destacábamos la fluctuación de la morosidad, que hacía difícil predecir unos buenos resultados para el final de 2014, parecen estar cumpliéndose los mejores augurios de quienes sostenían que las tasas de morosidad habían tocado techo y ya sólo cabía esperar una lenta pero segura mejoría, siempre que no se produjera una catástrofe inesperada.

La caída de la morosidad en el caso de las entidades financieras, al parecer, está fundada en la reducción de activos dudosos, que el pasado mes de septiembre descendían 3.718 millones de euros por comparación al mes anterior. Pero también ha sido posible gracias a la descarga que ha supuesto la venta de carteras de impagados y fallidos, lo que quizá deba ser tenido en cuenta a la hora de interpretar las ratios, ya que estas cifras tan optimistas no serían signo de un descenso de la morosidad en sentido absoluto, sino sólo una descarga de lastre por parte de bancos y entidades financieras.Como ejemplo, Bankiafirmaba en octubre la venta de una cartera de créditos en la que los dudosos representaban algo más del 99%, o 766 millones de euros en términos absolutos. Tal operación, sin duda, permitirá a la entidad centrarse en operaciones de concesión de nuevo crédito.En esta carrera de descensos, Bankinter saca pecho, pudiendo hacer gala de haber alcanzado en octubre la tasa de morosidad más baja del sector, un 4,96%.

Los comercios, por su parte, a lo largo del mes de septiembre veían descender un 21,7% el total de efectos de comercio devueltos impagados, lo que lo situaba en una cifra absoluta de 275 millones de euros. Si se mira desde la perspectiva del importe medio, la cifratotal de dichos efectos se mostraba un 8,5% menor que el porcentaje correspondiente al mes de septiembre de 2013. En el caso de los efectos de comercio comprados a plazos y devueltos por impago de familias y empresas, también se alcanzaba una reducción del 14,5% por comparación con el noveno mes del año anterior.

En principio, por tanto, parece que no se van a cumplir los augurios de la Asociaciónde Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (ADICAE), la cual predecía para este año 2014 una tasa de morosidad del 15% en el sector de las entidades financieras. Sin embargo, estos datos, por alentadores que sean, hay que tomarlos con perspectiva, ya que un descenso de las ratios de morosidad puede estar debido a multitud de factores que hay que analizar en particular.

Share This