Se acerca el 1 de agosto y muchos españoles ya están preparando las maletas para irse de vacaciones. También habrá aquellos que las estén preparando para volver a trabajar. Y, si tenemos en cuenta los datos de la última Encuesta de Población Activa, EPA, habrá 1.834.000 de familias que no podrán tener vacaciones porque todos sus miembros están en paro.

El párrafo anterior contiene varias de las claves más importantes de la situación de nuestra economía, el turismo, el consumo interno y el paro.

El turismo ha tenido hasta junio un comportamiento excepcional y ha batido todos los records históricos. El número total de visitantes internacionales ha sido de 28 millones, un 7,3% más de los que recibimos en el primer semestre del año pasado.

De esta forma el turismo se convierte en fuente de dos cosas muy necesarias,

  • Divisas que compensan en déficit de la balanza comercial, que se ha incrementado por el estancamiento de las exportaciones y el incremento notable de las importaciones.
  • Empleo, ya que si nos fijamos en los datos de la EPA, que han sido los mejores en varios trimestres, el empleo crece sobre todo en el sector servicios, mayoritariamente turístico, y todos los analistas coinciden en que el hecho de que la Semana Santa haya sido en abril ha permitido que los contratos que se hicieron en esas fechas hayan continuado hasta junio, cuando empieza la temporada turística.

También con el turismo y con las vacaciones aumenta el consumo interno que se ha convertido en el motor de la economía cuando han flaqueado las exportaciones. Recordemos que en las últimas cifras de crecimiento de nuestro PIB la contribución de las exportaciones había sido negativa mientras que el crecimiento se sustentó gracias al consumo interno.

Respecto a los datos sobre el empleo de la EPA lo más relevante ha sido la creación de 402.400 puestos de trabajo en el último trimestre, cifra que se reduce notablemente si tenemos en cuenta la evolución de los últimos 12 meses, 192.400 ocupados nuevos.

En el sector servicios se crearon 378.700 empleos nuevos en el último trimestre, pero si consideramos los 12 últimos meses la cifra de creación de empleo neto fue de 263.800.

Existen muchas dudas sobre la interpretación de los datos de la EPA, las más importantes de la cuales tienen que ver con:

  • La precariedad del empleo creado, contratos temporales y a jornada parcial.
  • La baja calidad del mismo.
  • Que no ha aumentado la productividad.
  • La estacionalidad de los datos que coinciden con el momento alto del ciclo turístico.

Pero, a pesar de ello, la mayoría de los análisis son positivos y hay quien apuesta porque se ha producido un punto de inflexión en el mercado laboral y ahora ya solo cabe esperar mejoras. Otros analistas, más prudentes, indican que hay que esperar a las futuras encuestas para ver si la tendencia se consolida.

Pues eso lo constataremos después de las vacaciones. También estaremos atentos a otras cuestiones.

En octubre se conocerán los resultados de las pruebas que la EBA y el BCE están haciendo a la banca europea que, todos están seguros, requerirán nuevas recapitalizaciones de algunas entidades sobre todo belgas, italianas y francesas… pero puede que también alguna española. Esperemos que sean muy pocas o ninguna las españolas ya que, en caso contrario, se podría producir una mayor contracción del crédito a las familias y las empresas.

Después del verano nos encontraremos también con el final de la expansión cuantitativa que ha venido practicando la Reserva Federal de EE.UU. La retirada de estímulos de la FED está teniendo efectos negativos en muchos países emergentes ya que ha provocado el repliegue de la inversión extranjera en ellos. Pero uno de los temas que más preocupa al mundo es el momento en el que la FED decida subir los tipos de interés que en este momento están en 0. Si la FED adelanta la subida de tipos de interés, en principio se habla que no lo hará hasta bien avanzado 2015, se producirían una serie de efectos en cadena a los que habrá que estar muy atentos. Uno de esos efectos sería muy probablemente la retirada de las inversiones internacionales hacia EE.UU. buscando rentabilidades que no se ofrecen en otras zonas económicas.

Por ejemplo en la eurozona donde el BCE está recorriendo el camino inverso a la FED con bajadas de las tasas de interés y estudiando una posible expansión cuantitativa que presumiblemente pondría en marcha después del verano.

Como se puede ver son muchas y transcendentes los acontecimientos que nos esperan después del verano, y solo hemos citado algunos, obviando los que tienen que ver con la política interna de nuestro país, pero no porque carezcan de importancia.

Tampoco hay que olvidar el mes de agosto históricamente ha sido muy complejo. Y este año también puede serlo ya que aunque algunos de nosotros estemos tranquilamente en una playa siguen vivos los conflictos de Ucrania, Palestina, Siria, Irak, Libia…

No obstante, las vacaciones son para descansar, para coger fuerzas, para seguir viviendo a pesar de las problemas, para pararse y reflexionar en aquellas cosas en las que la vorágine del día a día nos impide pensar… por eso les deseamos a todos, y a nosotros también, buenas vacaciones.

Nos volvemos a ver en septiembre y seguiremos hablando de las cosas enunciadas y anunciadas. La vida sigue.

Share This