SOMOS EXPERTOS EN RECUPERACIONES

Más información
Hacia un impulso de las buenas prácticas en materia de gestión de deuda

BY IN Sin categoría On 26-02-2015

La ausencia de una regulación específica y detallada en materia de gestión de impagos y recobro de deudas es un achaque que el ordenamiento español lleva arrastrando desde hace tiempo. Es cierto que, desde diversos frentes, a través del recurso a algunos instrumentos normativos tangenciales mediante los que se ha intentado constreñir la reclamación de deudas impagadas dentro de unos límites más o menos difusos. Especialmente, como es bien sabido, se ha intentado compeler las actividades poco éticas a través de la legislación actualmente vigente en materia de protección de datos de carácter personal, y también a través del recurso al derecho al honor.

Sin embargo, ello no ha evitado que se dieran casos, ciertamente no generalizados, pero sí suficientemente llamativos como para ofrecer una imagen distorsionada del panorama español en el ámbito de los recobros. Algún que otro artículo periodístico sensacionalista en territorio norteamericano, haciendo pasar lo estrambótico por habitual, nos sacaba los colores hace tiempo, como si en España fueran costumbre las ditirámbicas prácticas de acoso al deudor moroso.

Es por ello que el sector de la gestión de impagos, con ánimo de fomentar siempre las buenas prácticas y el respeto a los derechos de todos, viene reclamando desde hace algún tiempo una legislación que ponga límites a las actuaciones poco éticas, y ofrezca un marco normativo en el que poder moverse con seguridad y siempre con arreglo a unos criterios deónticos compartidos por todos.

En este sentido, ANGECO (Asociación Nacional de Entidades de Gestión del Cobro) se define a sí misma como una “asociación profesional que pretende organizar, establemente, a las Empresas o Sociedades que tengan como objeto social la prestación de servicios de recobro de cantidades impagadas, tanto por vía amistosa como por vía judicial” con el ánimo de convertirse en un foro de encuentro y discusión para todos sus miembros, así como con el objetivo de promover entre sus miembros la adquisición de un compromiso firme de respetar tanto las garantías para con los clientes, como las obligaciones para con los deudores que se recogen en sus Estatutos.

Se trata de una auténtica iniciativa ciudadana que busca adelantarse a cualquier regulación, y a la que Libroley desea unir fuerzas, a fin de impulsar las buenas prácticas en el sector de la gestión de deuda. El equipo de Libroley, gracias a su larga experiencia, cree tener algo que aportar al debate, no desde concepciones abstractas o ideales, sino con el entusiasmo de contar con un acervo práctico a sus espaldas. Y es con este ánimo con el que busca adquirir la membresía en ANGECO.


SHARE THIS ON:

2 years ago / No Comments

26

FEB

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

Emprendimiento y abogados: la historia de una cooperación necesaria

BY IN Sin categoría On 19-02-2015

El emprendimiento siempre ha estado presente en la sociedad española. Sin embargo, actualmente ha cobrado una especial relevancia en los medios de comunicación y en la cultura general. Probablemente, como consecuencia de la crisis, está cambiando nuestra forma de percibir el trabajo, y no son pocos los que se han lanzado a la aventura de emprender un negocio, aun siendo conscientes de las dificultades a las que tendrán que enfrentarse.

Ciertamente, poner en práctica una idea y no perecer en el intento, constituye una auténtica odisea. No es fácil trasladar un pensamiento al papel, y después tomar las medidas adecuadas para que dicha idea tome cuerpo en el mundo real y salga adelante en un mercado cada vez más competitivo y acelerado. Precisamente por ello, la planificación jurídica y fiscal se ha convertido en un pilar fundamental que debe estar presente desde el comienzo de la actividad.

Desafortunadamente, son innumerables los casos de errores o carencias, quizá no intencionados, quizá debidos a un malentendido, que, con el paso del tiempo, acaban convirtiéndose en una auténtica losa para el desarrollo normal de las actividades de una empresa. De ahí la importancia de consultar con abogados expertos, que no solamente intervengan a la hora de realizar un diagnóstico de la enfermedad consumada, sino que pronostiquen los posibles focos de peligro y pongan los remedios adecuados.

Máxime, como bien sabes cientos de emprendedores en nuestro país, cuando los inicios de un proyecto empresarial suelen ir acompañados de la necesidad de compatibilizar la nueva actividad emprendedora con otras funciones o responsabilidades totalmente diversas. La realidad, por desalentador que pueda parecer, es que no se puede estar a todo, y lo cierto es que las obligaciones jurídicas y fiscales al principio parecen una cuestión secundaria, pero al final terminan ocupando gran parte del tiempo que se puede dedicar a un proyecto, sin duda debido a las consecuencias fatales que eventualmente puede tener una omisión en este sentido.

Tanto si se un proyecto está en ciernes, como si ya ha comenzado a rodar, las obligaciones jurídicas a las que tiene que hacer frente son las mismas. Pero no sólo hay que mirarlo desde el punto de vista pasivo. No es menos cierto que hay que saber hacerse valer ante determinadas situaciones injustas. Lo proceloso de los comienzos se traduce en muchas ocasiones en un abandono sistemático de todo aquello que pueda sonar a reclamación o queja, por miedo a dar una mala imagen, o crear un mal precedente. No se observa abuso en quien reclama su derecho, dice el viejo aforismo.

Cualquier emprendedor conoce la importancia de contar con un asesoramiento jurídico adecuado a sus circunstancias particulares. Multitud de decisiones dependen de contar con información en tiempo real sobre las potenciales consecuencias de una u otra actuación. Eso es precisamente lo que tratamos de ofrecer desde Libroley a nuestros clientes: un trato particularizado que satisfaga sus expectativas, con la misma implicación que demostraría un socio de la propia empresa.

Porque llevar las riendas de un negocio no es tarea fácil, Libroley pone sus recursos y su experiencia a disposición de todos aquellos soñadores que han decidido sentar las bases de un nuevo negocio.


SHARE THIS ON:

2 years ago / No Comments

19

FEB

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

Procedimiento de desahucio por precario

BY IN Sin categoría On 10-02-2015

La vigente Ley de Enjuiciamiento Civil ha regulado de manera más precisa el desahucio por precario a través del artículo 250.1.2, remitiendo para su substanciación a los trámites del procedimiento declarativo verbal y fijando más claramente (aunque de forma sumamente escueta) su definición y requisitos. Lo cual es de agradecer, ya que aunque ahora el concepto de precario es más limitado y concreto que antes se trata de una simplificación que por sí misma clarifica enormemente el concepto y agiliza sobremanera su tratamiento procesal que, por cierto, ya no se tramita por medio de un procedimiento sumario con la limitación que ello conllevaba a la hora de tratar cuestiones complejas dentro del procedimiento; lo cual implica, y esto es importante, que la sentencia que recaiga según la actual legislación en un procedimiento de desahucio por precario sí tiene efectos de cosa juzgada.

Así, no sólo se ha concretado el concepto de precario al referirse a una acción orientada a “(…) la recuperación de la plena posesión de una finca rústica o urbana, cedida en precario (…)”, lo cual supone un evidente avance simplificador, sino que se ha eliminado por silencio el anterior requisito del derogado artículo 1.565 L.E.C. de la exigencia de un requerimiento previo en el que se instara la devolución de la posesión de la finca a practicar con un mínimo de un mes de antelación al ejercicio de la acción; requisito éste cuya falta era causa de inadmisión de la acción recuperatoria (sin perjuicio, lógicamente, de que pese al actual silencio normativo sobre este requerimiento previo sea conveniente a efectos prácticos tratar de llevarlo a efecto a fin de intentar reconducir la resolución del conflicto por vías amistosas o, cuanto menos, extraprocesales, así como lograr los efectos garantistas que un requerimiento previo extrajudicial podría tener frente a un precarista dispuesto a abandonar su posesión sin necesidad de llegar a ser emplazado en un procedimiento judicial).

De la propia literalidad del artículo 250.1.2 L.E.C. se deduce que el precario debe ser consentido: se habla expresamente de “cesión”, lo cual supone inequívocamente una previa relación entre el ocupante y el titular de la posesión del inmueble (propietario, usufructuario, etc) en la que éste último ha puesto a disposición de aquél la finca de manera voluntaria. Puesta a disposición que no necesariamente debe haber sido para que utilice el inmueble y lo destine al mismo fin que actualmente lo destina, pero que supone en todo caso una cesión voluntaria con carácter previo a la autorización. Pero no únicamente el procedimiento de desahucio por precario puede utilizarse cuando se da esta previa cesión voluntaria del uso del mismo, sino que puede incluso acudirse al mismo cuando el ocupante lo está poseyendo sin título alguno que le habilite para ello aún cuando se trate de una situación abusiva sin que sea necesario la previa tolerancia del titular, analogía ésta que se encuentra en parte avalada por parte de la Jurisprudencia siendo su mayor exponente a nuestro juicio la SAP de La Coruña de 27 de julio de 2011 según la cuál no sólo debe constreñirse el ámbito del desahucio por precario a los supuestos de inexistencia de título, sino que puede ampliarse incluso a aquéllos supuestos en los que el título original que habilitaba para la posesión ha perdido su validez (por ejemplo, el caso de un anterior propietario que continúa poseyendo tras dejar de serlo). Pero en lo que sí está de acuerdo la doctrina es en que el precario se basa, aunque sea en términos estrictos, en una situación de hecho.

Nada obsta para que la acción de desahucio por precario la ejercite alguien que no es propietario del inmueble, la Ley amplía la facultad de reclamación de su posesión al usufructuario o cualquier otra persona que tenga cualquier título que le dé derecho a disfrutarla, pero en términos generales sí debe ser alguien con un derecho inequívoco a poseerla. Y es que lo que se reclama es estrictamente la recuperación de la posesión, por lo que no tendrían legitimación activa aquéllos que no tuvieran derecho de posesión sobre la misma (incluido, por ejemplo, el propietario si no tuviera derechos posesorios).

De todas formas, lo que sí es indiscutible es la gratuidad de la ocupación del inmueble. Y es que el ocupante debe poseer el inmueble de forma gratuita, es decir sin abonar cantidad alguna que pueda suponer una contraprestación por el uso del inmueble. En este sentido, quedan excluidos los pagos que el ocupante pueda hacer por el abono de servicios del inmueble como suministros o algunos impuestos, pagos que no se consideran en modo alguno contraprestación por su uso que pueda implicar la exclusión de dicha ocupación del ámbito del precario.


SHARE THIS ON:

2 years ago / No Comments

10

FEB

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

Nuestro equipo

BY IN Sin categoría On 03-02-2015

El elemento más importante de una empresa es su equipo. Resulta casi un tópico afirmarlo, pero no por ello deja de ser cierto. La solidez de un equipo humano es el pilar basal sobre el que se asienta el dinamismo de cualquier agente económico. Personas con un proyecto en común, capaces de dar respuesta a las necesidades que plantean los clientes.

En Libroley, el equipo humano constituye nuestro activo más valioso. Él ha hecho posible el avance imparable de la firma a lo largo de los últimos años. ¡Y seguimos creciendo! Nuestros clientes han sido testigos de la fortaleza y capacidad de adaptación del equipo, que ha afrontado y afronta con éxito los retos más arduos, siempre atentos a las sucesivas reformas legislativas, siempre a la cabeza del progreso tecnológico, siempre conscientes de la evolución de la sociedad, a fin de ofrecer soluciones a nuestros clientes, antes incluso de que nos las soliciten.

Así, Libroley cuenta con los mejores especialistas y expertos en cada una de las grandes ramas del Derecho, promoviendo las estructuras que hagan posible en todo momento una cooperación activa entre todos ellos, al objeto dehacer frente a las cuestiones que se nos plantean desde una perspectiva de transversalidad y globalidad. Lo mismo que en un equipo deportivo, la suma de muchos fichajes galácticos no es sinónimo de victorias sin fin, sino que más bien la clave del éxito radica en la fortaleza de un equipo bien trabado.

Por ello, podemos ofrecer con todas las garantías un servicio jurídico completo a nuestros clientes, con la confianza de contar con los profesionales adecuados. Nuestro departamento de litigación cuenta con la más amplia experiencia en procesos judiciales y negociación extrajudicial. Cientos de procesos contenciosos a sus espaldas los acreditan como auténticos conocedores de la maquinaria judicial, para hacer valer los derechos de nuestros clientes. El departamento de empresas ofrece un paquete de servicios integral, que agrupa las grandes necesidades jurídicas de los agentes empresariales: llevanza de contabilidad, asesoramiento financiero y gestión tributaria, arrendamientos, constitución y transformación de sociedades, contratación mercantil y laboral, etc., y por supuesto, nuestro tradicional servicio de gestión de impagos, que siempre se ha caracterizado por un especial énfasis en la negociación extrajudicial, desde el respeto al honor y la dignidad del deudor, pero sin excluir el recurso a los resortes judiciales en último término. De otro lado, nuestro servicio a particulares ofrece las mejores ventajas en el ámbito de familia y sucesiones, llevanza de asuntos penales, y por supuesto, gestión de asuntos relacionados con el mundo del trabajo, etc.

De otro lado, en un mundo cada vez más globalizado, ofrecemos soluciones a nivel nacional e internacional, con un servicio propio de traducción jurídica y jurada que permitirá acelerar todos los procedimientos, garantizando un perfecto y preciso entendimiento entre las partes.

Pero si hay algo que caracteriza al equipo de Libroley es la proactividad. Nos anticipamos a las necesidades de nuestros clientes, de modo que la prevención evite las situaciones problemáticas. Éste es el verdadero sentido de lo que debe ser un equipo perfectamente coordinado. En Libroley somos abogados y aportamos soluciones integrales a nuestros clientes.


SHARE THIS ON:

2 years ago / No Comments

3

FEB

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies