SOMOS EXPERTOS EN RECUPERACIONES

Más información
Libroley, ¿quiénes somos?

BY IN Sin categoría On 29-10-2014

El universo de la gestión de impagos constituye un campo de actividad que, por sus especiales características, requiere habilidades y capacidades muy concretas,tanto a nivel individual como a nivel de equipo. Se trata de un ámbito extremadamente sensible, pues la efectiva consecución de los derechos de una parte puede, por causa de una mala gestión,traducirse en la conculcación de los derechos de la otra, y viceversa, el respeto a los derechos de esta última puede dar al traste con los intereses de aquélla.

El equipo de Libroley está conformado exclusivamente por abogados con una gran experiencia en el sector. Desde Libroley siempre hemos considerado que la participación de los profesionales del Derecho en la gestión de impagados es ineludible, dadas las enormes implicaciones con derechos fundamentales que conlleva.

Ahora bien, la conformación de un equipo de experimentados profesionales juristas no implica el recurso inmediato al proceso judicial para resolver cualquier supuesto. En Libroley creemos firmemente en la necesaria atención personalizada, exclusiva e individual a nuestros clientes, pues cada caso es distinto, y de nada sirve aplicar mecánicamente una serie de protocolos preconfigurados, que, mal gestionados, pueden dar al traste con la efectiva recuperación de una deuda morosa.

En este sentido, en Libroley otorgamos una importancia de primer orden a los procedimientos de negociación extrajudiciales, a fin de lograr una solución pacífica a cualquier deuda que haya devenido morosa.Nuestra larga experiencia en el sector nos ha permitido depurar las técnicas en negociación extraprocesal, de modo que esta fase siempre se caracterice por su dinamicidad y efectiva consecución de los intereses de nuestros clientes.

Para ello, todo procedimiento de recuperación de una deuda morosa ha de venir precedido por una exhaustiva y personalizada indagación de la solvencia del deudor moroso, o de un estudio riguroso del riesgo comercial existente. La información precisa acerca de las circunstancias económicas de la contraparte constituye un factor de primer orden para minimizar el riesgo de incobrabilidad y situar la negociación en sus justos términos. Nuestros clientes pueden atestiguar los excelentes resultados de nuestras investigaciones, siempre apoyadas en la vanguardia tecnológica, a fin de procurar una información detallada, veraz y actualizada, que contribuya a dinamizar el éxito de todos nuestros procedimientos.

Eso sí, en Libroley somos abogados, y el último recurso al proceso judicial no es una mera ficción, sino que forma parte de nuestra actividad cotidiana. Somos expertos y especialistas en reclamación de cantidades y deudas morosas, con un conocimiento profundo del proceso, de los tribunales y de todos los demás elementos que constituyen la vía del requerimiento contencioso de deudas. Porque velar por los intereses de nuestros clientes es nuestra máxima prioridad.

En definitiva, Libroley se caracteriza por la personalización en el trato con sus clientes, la experiencia y profesionalidad en la gestión de impagos, el respeto a la dignidad y a los derechos fundamentales del deudor moroso, la preferencia por las soluciones extrajudiciales, la proactividad en la indagación de información real y fidedigna, y la eficacia en la consecución de los intereses de nuestros clientes.


SHARE THIS ON:

3 years ago / No Comments

29

OCT

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

Partición y adjudicación de herencia, ese último paso

BY IN Sin categoría On 15-10-2014

Uno de los grandes caballos de batalla de los abogados que gestionan asuntos hereditarios y testamentarías en general, es el célebre momento de la partición de la masa hereditaria, con la liquidación de los diversos y heterogéneos derechos de todos los causahabientes, y que se suele concretar en el llamado cuaderno particional.

En muchas ocasiones no resulta nada fácil explicar a los interesados la distinción existente entre los derechos abstractos que otorga un testamento, y su necesaria concreción en un acto posterior y diverso. A ello no ayuda el hecho de que, al dolor por la pérdida de un ser querido, se añade la problemática de que los herederos y legatarios, pero especialmente los primeros, han tenido que superar un largo, intrincado y nada satisfactorio proceso sucesorio plagado de formalismos, plazos, requisitos y exigencias, hasta llegar a la extenuación. Y cuando creen que ya todo está finalizado, entonces se les exige que rellenen un último documento haciendo constar cómo desean concretar las particiones.

El asunto es más enconado, paradójicamente, si no se transmite ningún préstamo con garantía hipotecaria, dado que en este último supuesto no queda más remedio que elevar a público el cuaderno particional ante un Notario, no por exigencia del negocio jurídico en sí de la partición hereditaria, sino por la necesidad de otorgar la necesaria publicidad a la transmisión del crédito hipotecario mediante su inscripción en el Registro de la Propiedad. En este caso, el Notario realiza las diversas adjudicaciones a lo largo de la escritura pública, sin que apenas se percaten de ello los diversos causahabientes, y esto facilita los trámites posteriores.

Sin embargo, y a pesar de que la partición realizada por los propios herederos constituye un negocio jurídico con naturaleza contractual plurilateral, que no requiere formalidad alguna para su perfección (excepción hecha de lo que se ha indicado en el párrafo anterior respecto de los préstamos hipotecarios), lo cierto es que no pocas entidades bancarias vienen exigiendo la presentación de un sencillo documento fechado y firmado por todos los herederos en el que se especifique cómo se van a repartir en concreto cada una de las posiciones que el causante mantuviera en dicha entidad. Y es de destacar que la firma de este sencillo documento precisamente se exige en beneficio y garantía de los herederos mismos.

Porque si, pongamos por caso, una persona mantenía en una entidad bancaria una cuenta corriente y una cuenta de valores, y al fallecer instituyepor vía testamentaria dos herederos a los que atribuye el 50% de sus bienes, dichos herederos bien pueden repartirse cada una de las posiciones del fallecido a partes iguales, o bien, pactar que uno de los herederos se quede con el caudal existente en la cuenta corriente y el otro con los valores de la otra posición, caso de que ambos productos tengan un valor similar, o bien repartirse los diversos valores de la cuenta correspondiente por paquetes, y después equilibrar las diferencias con el caudal líquido presente en la cuenta corriente, etc. En todos los casos, los herederos están cumpliendo estrictamente con la voluntad del testador, puesto que los derechos que normalmente se otorgan mediante testamento y, con mucha mayor razón, los derechos hereditarios prescritos por la Ley en el caso de las sucesiones ab intestato, son derechos abstractos, porciones genéricas, que requieren de una concreción posterior.

Como en muchos otros casos, la labor del Abogado debe consistir en el allanamiento del difícil equilibrio entre el respeto a la voluntad de las partes, y las necesidades de seguridad jurídica. Desde Libroley siempre tratamos de aportar soluciones, y así hemos logrado culminar multitud de trámites testamentarios que se habían enquistado por causa de esta dualidad testamento o sucesión intestada – partición y adjudicación de los bienes, asegurando al mismo tiempo el cumplimiento de las garantías establecidas por nuestros clientes bancarios.


SHARE THIS ON:

3 years ago / No Comments

15

OCT

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

La importancia del derecho sucesorio

BY IN Sin categoría On 07-10-2014

“Me asombra que los comentadores antiguos y nuevos no hayan atribuido a las leyes sucesorias la enorme influencia que tienen en el progreso de los asuntos humanos”, afirmaba Tocqueville en su celebérrima obra La democracia en América, donde opinaba que estas leyes “deberían ostentar un puesto a la cabeza de todas las instituciones políticas, por cuanto tienen un increíble efecto sobre las condiciones sociales de la gente (…) operando en la sociedad desde el momento en que alcanzan, hasta cierto punto, a todas las generaciones futuras todavía no nacidas”[1].

Ciertamente, desde Libroley, gracias a la experiencia que nos ha dado nuestra larga trayectoria en la llevanza y gestión de testamentarías, sabemos que la importancia del derecho sucesorio y testamentario no puede ser exagerada.

En el caso de nuestro ordenamiento jurídico, además, esta rama del Derecho Civil contiene una riqueza impresionante, puesto que a las instituciones del Derecho Común se suman el resto de figuras de los diversos Derechos Forales. Y no son pocos los casos en que el Derecho Sucesorio foral aventaja a su homólogo común en acomodamiento a la realidad social que regulan. La necesaria armonía entre la libertad testatoria y los requisitos de justicia en el reparto de la masa hereditaria han alcanzado cotas realmente inigualables en algunos ordenamientos forales. Así, por ejemplo, la figura del testamento por comisario, bajo las diversas concreciones históricas en que ha cristalizado, tales como la fiducia aragonesa, el testamento por comisario gallego o el característico alkar-poderoso vasco, con sus diversas connotaciones según la provincia de que se trate, siguen contribuyendo a fortalecer la mutua confianza entre los cónyuges, y la obstaculización de las disputas hereditarias innecesarias.

Pero junto al Derecho Sucesorio tampoco se debe perder de vista el extenso campo de los seguros, que en no pocas ocasiones han contribuido a permitir una auténtica huida del constreñimiento impuesto por las leyes testamentarias. Los seguros de vida, que también se encuentran incluidos en los mismos instrumentos normativos que rigen la tributación por causa de la sucesión hereditaria y de las donaciones, sin embargo, permiten un alto grado de libertad al tomador, lo que ha sido motivo de muchas sorpresas agradables y desagradables a la hora de las particiones.

Este complejo entramado de derechos, obligaciones y requisitos formales requiere del más amplio conocimiento de la realidad jurídica, social y política del panorama nacional e internacional, de modo que el desarrollo natural de las diversas fases de una sucesión mortis causa no se enquiste por incomprensión o ignorancia de algún aspecto a tener en cuenta.  Nuestro equipo de Libroley ha tenido ocasión de afrontar con éxito los casos más variopintos, incluyendo sucesiones transnacionales, lo que nos aporta una experiencia inigualable en la búsqueda de soluciones para nuestros clientes, a fin de respetar los derechos de todas las partes, y al mismo tiempo garantizar y acelerar el cumplimiento de todos los requisitos formales exigidos.



[1] Tocqueville, A., La democracia en América, Cap. 3, Parte I


SHARE THIS ON:

3 years ago / No Comments

7

OCT

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

test

BY IN Sin categoría On 06-10-2014

Los datos publicados por el INE el viernes de la semana pasada sobre la concesión de hipotecas en el mes de julio de este año indican una cierta reactivación del mercado.

Las hipotecas sobre viviendas creció un 5,7% respecto al mes de junio tal y como se puede ver en el siguiente cuadro.

++ BCE: EUROGRUPPO INDICA DRAGHI PER PRESIDENZA ++
linde

texto después de la fotografía

 


SHARE THIS ON:

3 years ago / No Comments

6

OCT

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies