SOMOS EXPERTOS EN RECUPERACIONES

Más información
Hipotecas y ventas de viviendas

BY IN Sin categoría On 30-09-2014

Los datos publicados por el INE el viernes de la semana pasada sobre la concesión de hipotecas en el mes de julio de este año indican una cierta reactivación del mercado.
Las hipotecas sobre viviendas creció un 5,7% respecto al mes de junio tal y como se puede ver en el siguiente cuadro.

hipotecarios1

Si se hace una comparación sobre el capital prestado el resultado es más alentador, se incrementó un 8,1% respecto a junio.

hipotecarios2

No obstante el importe medio de las hipotecas concedidas en julio fue de 100.866 euros, lo que supone un 0,3% menos respecto a igual mes que el año anterior.
La financiación hipotecaria del capital concedido se centró sobre todo en vivienda, un 57,2%, pero no conviene olvidar la cifra sobre las hipotecas de “otras fincas urbanas”, un 27,8% que, suponemos, también ha “participado” del incremento general.
Si esto es así, quiere decir que el mercado de locales comerciales, la parte más importante de “otras urbanas”, se está moviendo. Este dato hay que ponerlo en relación con el incremento del consumo interno, cuyo crecimiento en 2015 va a ser el motor de nuestra economía según las previsiones del Gobierno y que se refleja en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado que acaba de enviar al Parlamento.

hipotecarios3

El tipo de interés medio al que se concedieron las hipotecas en el mes de julio fue del 3,90%, ligeramente superior al de los dos meses precedentes, pero que si se compara con el del mes de julio del año pasado es un 7,7% inferior.

Cabe esperar que en los próximos meses, cuando se hayan puesto en marcha todas las medidas que el BCE ha anunciado, y otras que tiene en cartera si la economía sigue dando signos de debilidad, los tipos de interés generales, no solamente los hipotecarios, bajen más.

turismo-espana.jpg1

 

 

 

 

 

hipotecarios4

Por Comunidades Autónomas la variación mensual del número de hipotecas sobre viviendas fue el siguiente.

hipotecarios5

Por su parte el Ministerio de Fomento ha publicado datos sobre la venta de viviendas en el segundo semestre del año que son coherentes con los anteriores.
Según Fomento la venta de viviendas en el segundo trimestre creció un 12,1% en comparación con igual periodo del año anterior. Se vendieron un total de 91.338 viviendas, un 84,3% de segunda mano y un 15,7% nuevas.
Una circunstancia a tener en cuenta es que el incremento de la venta de viviendas se ha producido sin ningún tipo de aliciente fiscal ya que a las compras que se hayan hecho a lo largo de este año no podrán aplicarse ninguna deducción en el IRPF.

No obstante hay que tener en cuenta algo muy importante. A partir de 2015, cuando entre en vigor la reforma fiscal que actualmente se tramita en las Cortes, no se aplicarán los coeficientes que minoraban las plusvalías que se producían cuando se vendía una casa adquirida antes de 1994, es decir, a partir del 1 de enero la plusvalía será la diferencia entre el precio de venta y el precio de compra antes de 1994, sin más. Como esta nueva norma implicará graves perjuicios a los que tengan intención de vender viviendas adquiridas antes de 1994 es posible que se produzca una ligera bajada de los precios de aquí al 31 de diciembre, una bajada que, esperamos, no sea demasiado significativa.


SHARE THIS ON:

3 years ago / No Comments

30

SEP

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

Diversidad de augurios y un cuatrimestre en juego

BY IN Sin categoría On 23-09-2014

En febrero de este año, ADICAE (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros) lanzaba una previsión de tasa de morosidad para 2014 de un 15%. Por el momento, es difícil aventurar si esta previsión se cumplirá o no, puesto que se ha registrado una evolución dispar y fluctuante.

Si en enero la tendencia alcista de los meses anteriores se rompía por el cambio  metodológico en la clasificación de los Establecimientos Financieros de Crédito (ECF), que quedaban excluidos de la consideración de entidades de crédito, el índice de la mora continuaba invariablemente creciente durante los meses de febrero y marzo, para caer durante el periodo mayo-junio, y repuntar de nuevo en julio hasta el 13,15%.

A pesar de este repunte veraniego, algunas de las entidades de crédito de nuestro país se muestran optimistas. Bankia, por ejemplo, anunciaba recientemente que reducirá la morosidad en más de 3.000 millones de euros este año. Y parece que efectivamente probable que lo hará, puesto que en los seis primeros meses del año ya había recortado el saldo de créditos dudosos en 1.446 millones de euros, gracias a la venta de carteras de créditos morosos y a la puesta al día créditos impagados. Si la reducción orgánica de la morosidad continúa con la fuerza que lo ha hecho en los seis primeros meses del año, y se alcanzan algunos acuerdos más de venta de carteras de créditos morosos, Bankia lograría cumplir sus expectativas con éxito. También el Banco Santander afirmaba con satisfacción que su tasa de morosidad se está reduciendo a un ritmo más rápido que el de la tasa general, y Banco Popular indicaba en abril de este año que la tasa de morosidad podría haber tocado techo.

Y para confirmar el entusiasmo de las entidades bancarias, las declaraciones del analista de XTB, D. Gustavo Martínez, quien destacaba el paulatino descenso de la morosidad en la banca española, a pesar de continuar todavía en niveles elevados por comparación a las instituciones de crédito de otros Estados de la Unión Europea. El mismo Gustavo Martínez, apoyado en las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo, se aventuraba a augurar un retorno a los niveles del 12% o 12,5% de tasa de morosidad, con una tendencia a la baja que debería continuar en el ejercicio 2015.

En definitiva, pugna de cifras y augurios.Frente a las advertencias de ADICAE, el optimismo de las entidades de crédito, y de frente, este último cuatrimestre del año, donde se decidirán las últimas cifras, que inclinarán la balanza hacia unas previsiones u otras.


SHARE THIS ON:

3 years ago / No Comments

23

SEP

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

La guerra de Ucrania y sus efectos económicos

BY IN Sin categoría On 16-09-2014

El pasado día 12 entró en vigor la tercera ronda de sanciones que la Unión Europea ha impuesto a Rusia. Estas sanciones, como las anteriores, han estado coordinadas con otras impuestas por EE.UU. y las de ambos lados del Atlántico tienen prácticamente el mismo contenido.

La justificación de la Comisión Europea dice textualmente, y entre otras cosas, que “la Federación Rusa y la Unión Europea tienen importantes intereses comunes. Ambos se beneficiarían mucho de un diálogo abierto y franco, del aumento de la cooperación y de los intercambios. Pero no podemos seguir por este camino después de que se haya anexionado ilegalmente Crimea, y después de que Federación de Rusia apoyase la revuelta armada en el este de Ucrania, desatando una violencia que mata a civiles inocentes”.

El contendido de esta última ronda de sanciones en el mismo sentido que las anteriores agravándolas.

Resumidamente las sanciones afectan a

  • la financiación a las empresas petroleras rusas controladas por el Gobierno ruso,
  • a las operaciones de los bancos europeos y americanos con bancos y empresas rusas,
  • a 119 personas físicas y 23 empresas rusas que no podrán comerciar con occidente o tener cuentas en sus bancos,
  • a la exportación de bienes, servicios y tecnología que puedan ser utilizados en proyectos petrolíferos en aguas del Ártico y en rocas de esquisto en el interior de Rusia.

Lo que más ha llamado la atención de los analistas es que las nuevas sanciones concedan una gran importancia a la explotación petrolífera del Ártico y a las tecnologías para la explotación del esquisto cono fuente de gas y petróleo.

Las explicaciones que se dan a ello van mucho más allá del conflicto ucraniano.

El deshielo de los casquetes polares, consecuencia del calentamiento global y de cuyas consecuencias gravísimas para la humanidad vienen advirtiendo desde hace mucho tiempo los expertos en el cambio climático, está siendo aprovechado por la potencias limítrofes al Ártico no para tomar medidas contra ello sino para explorar nuevas rutas de navegación y explotar los recursos naturales que existe bajo el hielo polar.

Y en esto están tanto EE.UU. como Rusia, así como otras potencias, entre ellas Canadá.

Desde esta perspectiva las sanciones impuestas a Rusia son contempladas como un límite a su competencia en esa lucha por los recursos naturales.

Algo parecido ocurre con el embargo de las tecnologías que permiten el tratamiento del esquisto con fines energéticos. Rusia tiene en Siberia las mayores reservas de estas rocas pero no la tecnología adecuada para su explotación.

Hay que recordar que EE.UU. ha conseguido su autosuficiencia energética, tanto en lo que se refiere al petróleo como al gas, gracias al esquisto y al fracking y en estos momento está en condiciones de exportar gas y petróleo a Europa que tienen en Rusia su principal proveedor.

De esto ya ha tomado nota el Gobierno español que se ha ofrecido al estadounidense para que España sea la vía de entrada del gas licuado americano en Europa. España cuenta para ello con ventajas claras dado que tiene el mayor número de plantas regasificadoras de Europa y el gaseoducto que nace en Argelia y llega hasta Almería, Medgaz, ya se ha extendido hasta la frontera francesa y en poco tiempo, si el Gobierno francés diera su visto bueno, podría empalmarse con las redes gasisticas europeas.

De acuerdo con lo anterior, las sanciones tienen un alcance estratégico que, como decíamos, va mucho más allá de la guerra de Ucrania que, por otra parte, parece que ha entrado en vías de acuerdo justo antes de que se impusiesen las últimas sanciones.

No obstante, de forma inmediata o a corto plazo las sanciones ya están teniendo efectos.

Por una parte muchas empresas europeas y americanas ven que muchos acuerdos o negocios que tenían con Rusia se pueden ver afectados gravemente. En este caso estarían el monstruo petrolero americano ExxonMobil, que tiene acuerdos con empresas rusas para explotar los recursos del Ártico, y la francesa Total que ha firmado acuerdos con la rusa Lukoil para explotar el esquisto de Siberia.

Y, aunque no están identificados, también los bancos europeos y americanos se verán afectados ya que eran los principales prestamistas tanto al Estado ruso como a sus empresas más importantes y aquí estamos hablando de cifras astronómicas que algunos analistas fijan entre 150.000 y 180.000 millones de euros solamente en vencimientos de este año.

Por otra parte la reacción rusa a la segunda ronda de sanciones de la Unión Europea ya está causando daño a la industria agroalimentaria europea, especialmente a la de los países del Este, Polonia, y a los del Sur, España entre ellos.

Todavía no se conocen las contramedidas que Rusia tomará por la tercera ronda de sanciones pero se habla de que podrían afectar a

  • la importación de automóviles,
  • los productos de la industria ligera,
  • a los gigantes aeronáuticos Airbus y Boeing a los que Rusia compra gran parte de sus aviones comerciales,
  • y a las comunicaciones aéreas prohibiéndose el paso de los vuelos occidentales por el espacio aéreo ruso.

En un momento en el que Europa bordea la recesión no parecen estas las mejores noticias ya que las exportaciones son el punto fuerte de Europa, de Alemania especialmente, y la pérdida, aunque sea parcial, de un mercado tan importante como el ruso lo único que provocará será un agravamiento de las condiciones del paupérrimo crecimiento europeo.

Ello sin contar la dependencia energética que los países del Centro y Este de Europa tienen del gas y petróleo ruso que si en el caso de Alemania es del 30%, hay países en el que esa proporción supera el 90%. Si llega el invierno, el gran aliado de Rusia en todas las guerras de su historia, algunos países pueden pasar mucho frío. Estamos hablando de temperaturas bajo cero.

Los anteriores pueden ser motivos más que suficientes para que las partes en conflicto lleguen a un acuerdo. Pero hay otro que es el principal, una guerra en Europa, aunque las potencias actúen en ella por “delegación” en otros países, es sumamente peligrosa pudiendo causar daños a la estabilidad política y económica de Europa y, por supuesto y por encima de todo, puede costar muchas vidas humanas.

 


SHARE THIS ON:

3 years ago / No Comments

16

SEP

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

¿Tendrán efecto las medidas tomadas por el BCE?

BY IN Sin categoría On 11-09-2014

Sin duda la noticia económica más importante de los últimos días, y posiblemente del año, ha sido las decisiones tomadas por el Consejo de Gobierno del BCE en su última reunión del jueves 4 de septiembre.

Antes de justificar la importancia de las medidas recordemos que estas han sido las siguientes:

  • Reducción de tipos al 0,05%,
  • Incremento de los tipos negativos para los depósitos en el BCE, 0,2%,
  • Compra, a partir de octubre, de bonos del sector no financiero privado (ABS purchase programme) y del sector financiero (covered bond purchase programme). El día dos de octubre se conocerán los detalles de estas compras, entre otros su cuantía, y no se excluyen los préstamos hipotecarios debidamente titulizados.
  • A diferencia de otras operaciones de liquidez puestas en marcha en el pasado por el BCE, las tomadas ahora, igual que las que se tomaron en junio, no serán “esterilizadas” captando fondos de las entidades financieras.

Hay varios factores que nos indican la importancia de las nuevas medidas de BCE:

  • No se ha esperado a ver el efecto de las tomadas en junio. De hecho, la barra de liquidez de 400.000 millones condicionada a que la financiación llegue a las empresas ni siquiera se ha puesto en marcha, ya que  entrará en funcionamiento el día 18 de septiembre.
  • Las autoridades monetarias están seriamente preocupadas por la marcha de la economía europea. Los datos de crecimiento del último trimestre con caídas del 0,2% del PIB en Alemania e Italia y el estancamiento de Francia, unidos a la evolución de la inflación, un 0,3%, que tiende a la deflación (en España en concreto en los últimos 12 meses la inflación ha estado por debajo de 0 en cuatro ocasiones y en el resto no ha superado el 1%), han hecho saltar todas las alarmas y ha alejado al BCE de la parsimonia a la que nos tiene acostumbrados.
  • De hecho los analistas del BCE y el propio Mario Draghi han rebajado sus pronósticos de crecimiento y de inflación para la zona euro, en concreto:
  1. han reducido las proyecciones de crecimiento en la zona euro al 0,9% en 2014, 1,6% en 2015 y 1,9% en 2016,
  2. asimismo, han reducido sus proyecciones de inflación anual en la zona euro al 0,6% en 2014, al 1,1% en 2015, y el objetivo del 2% de inflación no se logrará hasta 2017.
  • Ya Mario Draghi ha advertido que las medidas tomadas por el BCE son insuficientes para reactivar la economía y que será necesario que los estados intervengan vía inversiones, reformas estructurales (en el mercado de trabajo entre otras) y con una política fiscal más laxa que, si por una parte se puede entender como rebaja de impuestos, lo que estaría reñido con la necesidad de inversiones públicas, por otra parte se puede considerar como una llamada a la ampliación de los plazos para cumplir con los objetivos del déficit sobre todo por parte de Francia y de Italia. A España ya se le amplió el plazo el año pasado.
  • En la línea de lo expresado por Draghi estarían las declaraciones del nuevo Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, de implementar un plan de inversiones en Europa de 300.000 millones de euros.

Las dudas sobre los efectos de las medidas del BCE no son desdeñables y provienen del escepticismo sobre la posibilidad de que la masiva liquidez que se va a inyectar al sistema llegue a la economía real. Los que hacen esta crítica alegan que el problema no es tanto de liquidez como de demanda solvente en algunos países, entre ellos España que tiene unos índices muy altos de morosidad.

El problema anterior se agrava si tenemos en cuenta que muchas familias y empresas están inmersas en un proceso de desapalancamiento, es decir, en lo contrario de lo que intentan las medidas del BCE, y que los precios de los activos siguen bajando lo que provoca dudas en los inversores sobre cuál será el punto de inflexión en el que comenzarán a subir y ellos podrán invertir sin arriesgarse a tener pérdidas.

Como además la deflación no solo afecta a los activos sino también a los bienes de consumo haciendo que se contraiga la demanda, lo que provoca a su vez que la inversión productiva de las empresas sigue la misma senda de contracción.

Para muchos economistas, entre los que destaca Richard Koo, economista jefe de Nomura, que ha estudiado seriamente la historia del estancamiento y deflación de Japón en las últimas décadas, en una situación como la que vivimos la única posibilidad de que aumente la demanda es que los estados aprovechen las ventajosas condiciones que tienen para endeudarse y fomenten la inversión pública. Dadas las altas deudas que arrastran la mayoría de los estados europeos y el dogma que sobre la austeridad ha impuesto Alemania, esta opción parece hoy por hoy lejana. O quizás no tanto porque, como el propio Draghi ha indicado, el BCE podría iniciar en un futuro próximo la compra de deuda pública lo que favorecería que se cumpliesen las recomendaciones de Koo.

En este panorama, y estando muy próxima la subidas del tipos de interés de la Reserva Federal americana, hay también quien teme que buena parte de la liquidez que proporcionarán las inyecciones del BCE se desvíe hacia la compra de bonos americanos ya que la compra de deuda pública europea, cuya cotización está en mínimos, (España tiene una prima de riesgo inferior a la de EE.UU.), no es una inversión atractiva desde el punto de vista de la rentabilidad al contrario de lo que pasaba en 2012.

No obstante, hay economistas que creen que las medidas del BCE producirán efectos positivos ya que se reducirán aun más los coste de financiación de los estados y de los particulares, el valor del euro bajará, favoreciendo las exportaciones, y los mercados bursátiles, animados por el exceso de liquidez, podrían aumentar sus cotizaciones lo que provocaría un “efecto riqueza” que se haría notar positivamente en un aumento del consumo, de la demanda agregada, y, consiguientemente, de la inflación.

 

 

 

 

 

 

 


SHARE THIS ON:

3 years ago / No Comments

11

SEP

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

Panorama al comienzo del otoño

BY IN Sin categoría On 03-09-2014

La mayoría de nosotros ya  hemos vuelto de las vacaciones donde hemos estado, o al menos así lo esperamos, despreocupados de lo que pasaba en la economía, en los mercados, con la inflación… o con otros datos que, querámoslo o no, terminan afectándonos.

Mientras estábamos en la playa, contemplando una bello monumento, ascendiendo una empinada montaña, o, simplemente, durmiendo una siesta (las del verano son las mejores), la economía siguía bullendo.

En este post vamos a tratar de resumir lo más importante de lo que ha pasado, ya que su rastro perdurará a lo largo del otoño que se acerca.

Este verano nos ha deparado noticias contradictorias.

Si, por un lado España creció en el segundo trimestre del año un 0,6 %, un 1,2% en tasa interanual, la zona euro quedó estancada, destacando los resultados de Alemania e Italia, que retrocedieron un 0,2% en el trimestre, y de Francia, cuyo crecimiento fue nulo.

El dato del crecimiento de la economía española ha tenido su clave en el consumo interno y la inversión. La demanda interna aportó al crecimiento del PIB un 1,9%, mientras que en el trimestre anterior lo hizo en un 0,7%.

Sin embrago las exportaciones contribuyeron negativamente, un -0,7%, mientras que en el trimestre anterior lo habían hecho un -0,2%. Recordemos que durante 2013 fueron las exportaciones el motor de la economía española.

Uniendo los dos conjuntos de datos anteriores la duda es si el estancamiento de la eurozona terminará afectando a la economía española. El Gobierno cree que no y va a revisar al alza sus previsiones de crecimiento para este año que estima que será del 1,5% este año y del 2% el próximo, cuando las anteriores estimaciones eran del 1,2% y del 1,8% respectivamente.

Las dudas de que se puedan cumplir las expectativas de Gobierno surgen por un lado de las exportaciones, muy dependientes de la evolución de la economía de la eurozona, su principal destino, y de la evolución de la inflación.

España, como se puede ver en el gráfico, lleva 12 meses con tasas de inflación por debajo del 1%, cuatro de los cuales han tenido una inflación negativa, habiéndose acentuado la tendencia a la baja en los últimos meses.

 Sin título

Por su parte, la tasa de inflación en la zona euro ha sido del 0,3% en agosto, frente a un 0,4% de julio.

Ante este fenómeno se ha mostrado una cierta resistencia de economistas y autoridades económicas a reconocer el peligro de que estemos entrando en deflación y se ha acuñado un nuevo término, “baja inflación”.

Más allá de discusiones nominalistas, está claro que en España la tendencia es a instalarse en la deflación. Si esta posibilidad llega a consolidarse corre peligro el hecho de que el consumo interno siga siendo el motor del crecimiento, ya que uno de los efectos de la deflación es aplazar las compras a la espera de que los precios aun bajen más. Sobre los peligros de la deflación ya hablamos en el post ¿Baja inflación o deflación?” y a él nos remitimos.

Mario Draghi, que hasta ahora había afirmado que las expectativas de inflación en la zona euro estaban firmemente ancladas en el entorno del 2%, objetivo del BCE, ahora ya no está tan seguro de que sea así y se ha mostrado dispuesto a tomar medidas adicionales a las que tomó antes del verano que, recordemos, fueron,

  • una nueva barra de liquidez de 400.000 millones de euros condicionada a que el crédito legue a la economía real,
  • aplicación de tipos negativos a los depósitos de los bancos en el BCE con la intención de que el dinero de los banco se desplazase hacia el crédito. (A juzgar por los últimos datos el exceso de liquidez se ha desplazado más bien hacia las Letras del Tesoro a tres y seis meses, que alcanzaron la semana pasada mínimos históricos de rentabilidad),
  • bajar hasta el 0,15% los tipos de interés.

Las medidas excepcionales que el BCE puede tomar serían imitando la “expansión cuantitativa” que hace años puso en marcha la Reserva Federal de EE.UU. y que en estos momentos está a punto de finalizar. La expansión cuantitativa consiste esencialmente en la compra de activos públicos y privados. Dado que el BCE tiene prohibido estatutariamente la compra de deuda pública, su programa se centraría en títulos privados, con ello aumentaría la liquidez y, probablemente, la inflación como sería la intención de las autoridades monetarias.

El criterio de Mario Draghi es que las medidas excepcionales por parte del BCE deberían coordinarse con medidas fiscales y de inversión de los estados. Además Draghi dijo textualmente “las medidas estructurales nacionales que puedan abordar estos problemas ya no pueden ser retrasadas. Esta agenda reformista abarca el mercado de trabajo, el mercado productivo y acciones para impulsar los negocios”. La alusión explicita de Draghi a la situación del mercado laboral español hace patente que las presiones de las autoridades europeas para que se efectúe otra nueva reforma laboral en nuestro país se agudizarán dependiendo, eso sí, del calendario electoral.

Por último, y siguiendo dentro del panorama macroeconómico, hay que destacar la marcha de déficit público.

En julio el déficit de la Administración central se situó en el 3,08%, un 13 % menos que en julio del año pasado. En cifras absolutas esto supone 32.050 millones de euros de déficit.

Esta reducción del déficit se ha debido a un aumento de los ingresos fiscales, 5,4%, y a una disminución del gasto público (gastos no financieros, un -2,6%, consumos intermedios, un -19,5%, transferencias corrientes, un -9,2%). No obstante creció significativamente el pago de intereses de la deuda pública, un 5%, a pesar de la bajada de tipos y debido al aumento de su volumen.

 

 

 

 

 

 

 


SHARE THIS ON:

3 years ago / No Comments

3

SEP

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies