SOMOS EXPERTOS EN RECUPERACIONES

Más información
Reforma fiscal y déficit público

BY IN Sin categoría On 24-06-2014

La repercusión en los objetivos de déficit público de la reforma fiscal que ha puesto en marcha el Gobierno ha generado una considerable polémica. ¿Va a facilitar el cumplimiento de los objetivos o, por el contrario, aleja dichas metas?

Conviene hacer algo de historia:

En mayo de 2013 la Comisión Europea aflojó los objetivos del déficit para varios países, entre ellos España, dadas las consecuencias que las políticas de austeridad estaban teniendo en Europa, con crecimientos débiles y la deflación llamando a la puerta.

En definitiva, lo que hizo la Comisión Europea fue dar a España dos años de plazo adicionales para alcanzar el mítico, y un poco arbitrario, déficit del 3%. En vez de alcanzar el déficit del 3% este año, que era cuando correspondía de acuerdo con los antiguos planes, se deberá alcanzar en 2016.

Por años, los nuevos objetivos del déficit que se marcaron fueron

  • del 6,5 % del PIB en 2013, que se incumplió por pocas decimas,
  • del 5,8 % en 2014,
  • del 4,2 % en 2015 y
  • del 2,8 % en 2016.

Si cumplir con el antiguo objetivo, un 3% para 2014, era una cuestión no difícil sino imposible ¿será posible cumplirlo en 2016?

Para intentar responder a esta pregunta partamos de cuestiones muy básicas.

El déficit del Estado es la diferencia que existe entre lo que recauda y lo que gasta, por tanto para reducirlo o se aumenta la recaudación fiscal o se recortan los gastos.

Teniendo en cuenta que la reforma fiscal, de acuerdo con los datos del Ministerio de Hacienda, supone una rebaja de la tributación del impuesto que más recauda, el IRPF, la única posibilidad de que se recaude más es que crezca la economía de forma sustantiva y se aumenten, con ello, las bases imponibles, compensando así la bajada de las tarifas.

Las previsiones de crecimiento de la economía española que hacen las instituciones más reputadas, van cambiado día a día. Afortunadamente la tendencia es hacia la muy deseable alza, aunque la subida todavía sea magra. Por ejemplo, las últimas estimaciones de la Comisión Europea afirman que este año la economía española crecerá un 1,1% y un 2,1% en 2015.

Las estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) son de un 1% en 2014 y un 1,5% en 2015.

Por su parte la Fundación de las Cajas de Ahorros, FUNCAS, pronostica un crecimiento del 1,4% para este año y de un 2,2% para el próximo.

Estas estimaciones deberán ser corregidas después de la reforma para valorar el impacto que la misma tiene sobre el crecimiento. Las estimaciones, muy provisionales, hechas hasta ahora es que ese impacto podría ser de, aproximadamente, un 0,5% del PIB.

linde

Con estos crecimientos no parece que se vaya a recaudar suficiente para cumplir los objetivos del déficit público. Según declaró el Gobernador del Banco de España el 17 de junio, en su última comparecencia ante el Congreso:  “En el caso español, el esfuerzo de consolidación pendiente es todavía muy significativo. De acuerdo con la última Actualización del Programa de Estabilidad, la reducción planeada del déficit público entre 2014 y 2017 es de 5,5 puntos de PIB y alcanza los 6,4 puntos de PIB en términos de disminución del déficit primario”, es decir un 5,5% son unos 55.000 millones de euros que habría que ingresar más o gastar menos entre este año y los dos próximos”.

Todos los analistas dan por hecho que este año se podrá alcanzar el objetivo, un 5,8%, pero cuestionan que pueda suceder lo mismo en los años siguientes.

Si por la vía de unos mayores ingresos fiscales derivados de un mayor crecimiento económico no parece que se puedan cumplir los objetivos tal y cómo han cuestionado la propia Comisión Europea y numerosos economistas ¿qué otras vías quedan?

El discurso del Banco de España, del Gobierno y de la propia Comisión Europea es a este respecto poco nítido. “En relación con el gasto público, se han desarrollado ya distintas actuaciones en materia de empleo público, en los sectores sanitario y educativo, de reforma de la administración local y de racionalización del sector público, entre otras, que deberían seguir generando ahorros en los próximos años. En línea con las recomendaciones del Consejo Europeo, este proceso ganaría en profundidad y coherencia si estuviese acompañado de una evaluación y revisión del gasto público que, dado el grado de descentralización de las Administraciones Públicas en España, tiene que contar con la colaboración activa de las Comunidades Autónomas”, dijo Linde ante las Cortes ¿Conclusión? ¿Hay que hacer más recortes en el gasto público? Y si hay que hacerlos, ¿dónde? ¿En qué partidas?

Desde luego la reducción del déficit puede tener otras vías, como la privatización de empresas y patrimonio público, como hemos visto estos día con AENA, pero estas vías, aparte de desprendernos de las últimas “joyas de la corona”, tienen poco recorrido, dada la astronómica cifra de la que estamos hablando.

¿Entonces qué queda? Resta una opción de la que ya hablan muchos economistas -uno de ellos es nada menos que Adair Turner presidente de lo sería la CNMV británica-, que defienden que en un momento en que es muy difícil que el crédito llegue a la economía real porque, entre otras cosas, las familias y las empresas se están desendeudando, lo mejor es prestar al Estado para que este invierta, vivifique el consumo y favorezca el crecimiento.

Esta posibilidad significaría la ruptura de muchos tabús, entre ellos tener que lograr el déficit del 3% en 2016. Si antes ese objetivo era para 2014 ¿por qué no puede ser ahora para 2018 0 2020? Vistos los resultados de las políticas seguidas hasta ahora quizás no estuviese de más probar otras iniciativas. Esta puede ser una de ellas y parece se lo que se está debatiendo en estos momentos en Europa.

Tanto los primeros ministros de Francia como, especialmente, de Italia han insistido las últimas semanas en la necesidad de que la Unión Europea revise los objetivos de cumplimiento del déficit y amplíe los plazos. La Canciller Merkel se ha apresurado a negarse, ya que opina que esos objetivos son intocables. Sin embargo, sus socios de gobierno, y así lo ha dicho expresamente el vicecanciller, no parecen estar muy de acuerdo con ese rigor, debido al bajo crecimiento europeo y a la baja inflación, que persistirán durante mucho tiempo.

Probablemente la solución venga por una vía intermedia, tal y como ha apuntado el Secretario del Tesoro americano la semana pasada en Berlín: ampliación de plazos para cumplir con los objetivos del déficit y mantenimiento de reformas y recortes para asegurar ese cumplimiento.

Lo anterior puede parecer una apuesta demasiado optimista ya que, hasta ahora, Alemania ha condicionado todas las decisiones que se han tomando desde las instituciones europeas, incluso las del independiente BCE. Pero esta vez Alemania se enfrenta a un grupo de países con gran peso económico, entre los que está España, que se vería muy beneficiada por una ampliación de los plazos.

 

 

 


SHARE THIS ON:

3 years ago / No Comments

24

JUN

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

Procedimientos judiciales y crisis. Estadísticas y conclusiones.

BY IN Sin categoría On 16-06-2014

El Consejo General del Poder Judicial ha publicado los datos referidos a los  procedimientos judiciales que ha provocado la crisis durante el primer trimestre de 2014.

Comparamos los datos con los del mismo periodo del año anterior en

VIVIENDA

Se iniciaron 24.226 ejecuciones hipotecarias, un 13,9% más que en el mismo periodo del año anterior. Este incremento interanual sigue a las reducciones observadas en todos los trimestres de 2013.

Por comunidades autónomas, Cataluña fue la que más ejecuciones inició, 5.773, un 23,8% del total, seguida de Andalucía con un 19 %, la Comunidad Valenciana con un 17,4 %, y Madrid con un 8,2 %.

En cuanto a los lanzamientos practicados durante los primeros tres meses del año, la cifra fue de 18.492, un 5 % menos que en el mismo periodo de 2013. El 41,7 % de ellos se derivó de ejecuciones hipotecarias y el 53,8 % de la Ley de Arrendamientos.

El 23,1 % de los lanzamientos practicados se produjo en Cataluña, el 14,7 % en la Comunidad Valenciana, el 14,2 % en Andalucía y el 12,8 % en Madrid.

Los lanzamientos afectan a distintos tipos de inmuebles, no solo a viviendas.

El total de ejecuciones hipotecarias desde que comenzó la crisis ha sido de 498.035 ejecuciones hipotecarias.

Entre 2008 y 2013 la ejecución de primeras viviendas creció un 40%.

MERCADO DE TRABAJO

Las demandas laborales por despido que recibieron los Juzgados de lo Social cayeron por tercer trimestre consecutivo.

Disminuyeron un 18%,  pero aún y así alcanzaron la cifra de 34.327 demandas.

Por Comunidades Autónomas, la primera es Madrid con 6.276 demandas por despido, un 18,3 % del total nacional, le siguen Cataluña, Andalucía y Valencia.

La única Comunidad en la que el número de demandas por despido se incrementó respecto a las presentadas en el primer trimestre de 2013 fue Navarra. En los tres primeros meses de 2014 se registraron 470, mientras que en el mismo periodo del año pasado se registraron 322.

PROCEDIMIENTOS MONITORIOS

Los procedimientos monitorios presentados en los tres primeros meses del año en los Juzgados de Primera Instancia fueron 170.973, un 24,6 % más que en el mismo periodo de 2013. El incremento se explica porque la cifra del año pasado,137.260, fue excepcionalmente baja a consecuencia del impacto de las tasas judiciales.

El 19,5 % de los procedimientos monitorios se registró en Andalucía, seguida de Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana.

Desde el tercer trimestre de 2008 los juzgados han recibido 4,2 millones de reclamaciones de este tipo.

CONCURSOS DE ACREEDORES

El número de concursos presentados en el primer trimestre de 2014 fue de 2.174, un 32,2 % menos que en el mismo periodo del año anterior.

Esta es la cifra más baja desde el cuarto trimestre de 2011, cuando se registraron 2.124.

En los tres primeros meses del año se declararon un total de 1.699 concursos, a los que se añaden los 223 declarados y concluidos al amparo del artículo 176 bis 4 de la Ley Concursal, que permite acordar la conclusión por insuficiencia de masa en el mismo auto de declaración de concurso.

Además, durante el primer trimestre de 2014 llegaron a la fase de convenio un total de 468 concursos, mientras que iniciaron la fase de liquidación 1.504, lo que supone un descenso del 2 % respecto al mismo periodo de 2013. Es la primera evolución interanual negativa que se registra desde el tercer trimestre de 2008 en los concursos que llegan a la fase de liquidación.

En el periodo estudiado se presentaron 363 expedientes del artículo 64 de la Ley Concursal, relativo a la modificación sustancial de las condiciones de trabajo de carácter colectivo.

Por Comunidades Autónomas, Cataluña sigue siendo la que registró el mayor número de concursos: 455, lo que supone el 20,9 % del total nacional. Le siguen la Comunidad Valenciana, Madrid y Andalucía, cuya número de concursos  son el 14,6 %, el 14,4 % y el 14,2 %, respectivamente.

CONCLUSIONES

La muestra de la información se refiere a un periodo de tiempo muy corto, el primer trimestre de 2014, por lo que sacar conclusiones generales y definitivas es poco riguroso.

No obstante, si los datos se van confirmando con el tiempo, podríamos decir que la información judicial confirmaría un punto de inflexión en la crisis, a pesar de que tanto en número de ejecuciones hipotecarias y de monitorios aumenta. Esta afirmación se basa en otros dos datos de las estadísticas, la caída del número de concursos presentados, un 32% menos, y del número de demandas por despido en los Juzgados de lo Social, un 18%, ya que en estos casos la realidad a la que responden es más inmediata.

Es bien sabido por los analistas que cuando se comienza a salir de una crisis sus secuelas se alargan bastante tiempo después. En el caso de las deudas bancarias el tiempo transcurrido desde que se impaga hasta que se ejecutan suele ser muy largo, por lo que las estadísticas que hoy vemos responden a hechos muy anteriores al de la presentación de las correspondientes demandas.

Por el contrario la presentación de solicitud de un concurso o el despido de un trabajador pueden ir precedidos de una larga deliberación y después de atravesar grandes dificultades, pero la decisión tiene una inmediatez que no es comparable a la de los casos anteriores, por ello la bajada de estos dos tipos de procedimientos judiciales es una buena noticia que esperamos que el tiempo confirme.

Quizás el hecho más relevante que destacan las estadísticas es la caída de un 32% de los procedimientos concursales, lo que indica que el tejido empresarial español empieza a estar saneado con empresas que logran beneficios y pueden pagar sus deudas. Estas empresas serán las que más se beneficien de los 400.000 millones de euros que el BCE les va a destinar. De estos millones a España le corresponden unos 50.000, una cifra que si llega a la economía real dará un fuerte impulso a nuestra economía.

Una cifra que además supondrá un abaratamiento notable de la financiación a las empresas.


SHARE THIS ON:

3 years ago / No Comments

16

JUN

No

Comentarios

recaredo

WRITE A COMMENT

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies